Creando con Microscope

Artículos, Reseñas

¡Buenas gente! Vuelvo del gran parón que he tenido con un post que llevaba tiempo queriendo escribir.

Hoy vengo a presentaros Microscope, el juego de creación colaborativa que me tiene enamoradito perdido.

microscope

Este juego entra dentro de la categoría de los indies, y algunos pueden debatir si es un juego de rol o un ejercicio creativo/de escritura. Por mi parte, considero que es un juego de rol colaborativo, donde el papel del narrador se disuelve para dar paso a una creación conjunta. Lo cual, dicho sea de paso, es un excelente ejercicio para afianzar en los jugadores el concepto de que ellos también narran, nunca serán demasiadas las veces que lo repetiré.

 

¿Cómo se juega?

Al empezar la partida, se define con un par de tarjetas el período de inicio y de fin. A continuación se crea la paleta, la cual está compuesta de dos columnas, una para los “Si” y otra para los “No”. En la columna de “Si” pondremos los temas o conceptos que invitamos a los otros jugadores a meter en la historia. En la columna de “No” prohibimos aquello que no queremos que aparezca. No se podrá meter nada que esté en la columna del “No”, pero no es obligatorio meter lo que está en la del “Si”.

Con esta herramienta definimos los gustos de la mesa y lo que nos apetece crear.

Los tipos de tarjetas son:

Períodos (en vertical), estos se componen por un lapso de tiempo grande; la guerra de los 30 años, la gran sequía de metal, la decadencia del imperio.

Acontecimientos (en horizontal), aquí se define un suceso, como puede ser la aparición del primer horror cósmico, el descubrimiento del salto interestelar o la fabricación de la piedra Luna.

Escenas (en vertical), realizamos una pregunta y jugamos la escena hasta responderla. Esta es la parte que más se acerca al rol al que estamos habituados. El jugador que está en turno plantea que personajes quiere que estén seguro, si hay alguno, y cuales prohíbe, si es que prohíbe alguno. Por otro lado, puede dictar la escena, por lo que pasará a narrar qué y cómo ocurre sin contar con la interpretación del resto de jugadores.

Una vez que la pregunta queda respondida, la escena finaliza.

Una vez que se termina de poner una tarjeta, el jugador debe decidir si ha sido esperanzadora o trágica, marcando con un círculo la primera opción, o con un círculo relleno la segunda.

Todo lo que diga un jugador en su turno pasa a ser cannon automáticamente. Si en mi turno añado un acontecimiento donde cuento, cómo el Rey Vriagos guardó el tesoro en La Forja, ese lugar, ese tesoro y ese rey, pasan a existir. Esto hace que no podamos estar seguros de que la historia que estamos montando vaya a salir como esperamos, dado que otro jugador puede cambiarla por completo. Las jugadas a largo recorrido no suelen ser comunes, y los giros asombrosos son el pan nuestro de cada día.

Lo suyo a la hora de montar la historia es dejar huecos para que el resto de jugadores puedan meter mano y añadir su creatividad. Cuantas más semillas de aventuras creemos, mejor va a ser la historia que montemos entre todos.

 

¿Cuanto dura una partida?

Lo que queráis.

En serio, dura de cero a infinito. Las que yo he jugado han ido normalmente de 2 a 4 horas. A veces incluso cena a domicilio y a seguir hasta que el cuerpo aguante, ya sabéis como va 😉

Si queréis continuarla, fotos de como ha quedado y el próximo día montais desde ese punto. Por supuesto, tenéis que guardar los papeles.

DSC_0014.JPG

Típica partida de Microscope

¿Qué ofrece Microscope?

Poder crear mundos tan ricos en detalles e historia que podríais pasar horas hablando sobre ellos. Como cuando los mares se secaron tras las acciones de la diosa Cascada, o como el quinto género estaba encontrando su lugar en un universo que no parecía para el.

Os podría contar cuanto nos sorprendió a todos que el patético dios de la cabras, Katán, fuera realmente el poderoso dios de la locura. Os diría que no menospreciéis a los diminutos, pues son seres con muchos arrestos y que no se amedrentan ante nadie; como era la tensión sexual entre Petrov y Alyssa, compañeros de plató. El miedo que pasaron los miembros de la estación científica al investigar el horror cósmico, el mismo que había borrado del mapa una estación espacial y a todos sus habitantes.

Lo que os ofrece es vuestra propia ambientación, vuestro propio mundo, vuestra propia historia.

 

¿Qué podemos hacer?

Podemos hacer Creación de Mundos (Worldbuilding). Esto nos permite definirlo todo, desde la forma del planeta, hasta su clima, sus gentes, su historia… Todo. Todo lo que nos interese crear, porque no deja de ser un juego.

Crear nuestra ambientación  personalizada. ¿Os imagináis jugar una campaña en el universo que habéis creado entre todos? ¿Jugar una partida en ese período que tanto os gustó? ¿Llevar a aquellos personajes que cambiaron la historia? Es increíble cuando caminas por un terreno conocido, cuando vas a los lugares donde debería estar aquella tienda donde ocurrieron tantas cosas, o la cafetería donde los personajes se dieron aquel primer beso.

Usarlo como herramienta para saltos temporales en otros juegos. Nosotros lo usamos para la campaña de Vampiro: la Mascarada (así como otros juegos que os iré contando), donde fijamos un período algo más corto que “desde el inicio de los tiempos”. Para nosotros lo útil era entre dos meses de tiempo de historia tras la última partida, y la elección del nuevo Príncipe de la ciudad.

Para realizar este ejercicio hay que tener en cuenta un factor muy importante del juego, y es que todos los jugadores tienen el total control sobre la historia. Si quitáis esto, estáis eliminando la esencia de Microscope. En nuestro caso pusimos una limitación en nuestra paleta del “No”, no se podía eliminar a personajes protagonistas. A partir de ahí podías hacer lo que quisieras con ellos, o como diría mi Giovanni “Sólo han especificado que no los quieren muertos, no en qué estado vuelven”.

La historia evolucionó de tal forma que tendríamos para crónicas y crónicas con todo el material que creamos. Se dieron giros dramáticos que nadie esperaba y el escenario cambió muchísimo. Tuvimos potestad para definir la evolución del resultado de los esfuerzos de nuestros pjs, así como de cambiar el status quo de Praga.

 

Conclusión

Microscope es un gran juego que tiene mucho que aportarnos. Estoy seguro que una vez que lo probéis os va a encantar. Los resultados que ofrece son únicos y vuestra mesa de juego va a terminar deseando jugar una partida en ese mundo que habéis creado. Afortunadamente, vivimos en una maravillosa época donde los sistemas genéricos están por todas partes; así que, ¿a qué esperáis? Puede ser una buena oportunidad para que se estrenen narrando esos jugadores que aún dudan si hacerlo.

 

¿Conocíais ya Microscope? ¿Lo habéis probado? ¿Cual ha sido vuestra experiencia?

Personaje: Lea Sankt

Artículos, personajes, Sin categoría

tee_for_girls_by_lokmanlam

Nombre: Lea
Apellido: Sankt
Edad: 19 años

Padre: Benjamin Sankt
Padre: Shizuo Kamuta

Concepto: Ilustradora mágica

Le gusta: El arte, las galletas de koala rellenas de crema de fresa, la sinceridad y bailar en ropa interior cuando está sola en casa.
Odia: El sushi, las películas románticas, que critiquen a Picasso e ir a la última moda.
Grupo de música favorito: Lorde.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Origen

Lea nació en la capital del país, en una lluviosa noche de Febrero. Sus padres siempre habían querido tener hijos, pero debido a las leyes en contra de la adopción por parte de Homosexuales, nunca habían podido tenerlos. Tras diversos intentos y probar todas las herramientas a su alcance, decidieron adoptar por medios menos conocidos y que rozaban la ilegalidad en diversos países.

4. Megan. Son sólo negocios ¿No…?

Hombre Lobo: El Apocalipsis

Red Wine_0

Y otra vez sola…asustada y sola.
Sí la noche ya había sido complicada, se acercaban más problemas. ¿Por qué el hombre misterioso le estaba preguntando si era una Garou? No entendía nada…mucho menos cómo se había metido en todo este lío.

Yo… – Le temblaba la voz. Tenía que sacar una excusa rápido, tenía que actuar con naturalidad. – Sólo soy nueva en la ciudad. Me mencionaron este sitio y quise venir.

¿Y entonces qué hacías hablando con el chico de la barra?

Es un conocido. – “Y un baboso”.

Me colocas en una posición bastante comprometida.

¿Por qué? Que yo sepa no he hecho nada malo. – Sólo intentar saber por qué unos Vampiros intentaron matar a alguno de los suyos.

Vamos a ver… ¿Cómo explicarlo? No pareces nada estúpida. -Su voz seguía siendo tranquila y firme, pero su mirada era ahora más inquisitiva- ¿Puedo tutearte? ¿Cuál es tu nombre? – Megan no dejaba de pensar cómo saldría de esta. Estaba tensa y bastante borracha. Sólo quería salir de allí corriendo.

Megan. – Parecía segura, no lo estaba. ¿Es que no podía parar de meterse en problemas?

Pantalla del narrador para: La Mirada del Centinela

Contenido descargable

Con la noticia de la distribución por parte de Nosolorol de la pantalla personalizable (link aquí ), he decidido montarme una pantalla para La Mirada del Centinela.PantallaPersonalizable1

Los motivos son dos, el primero porque ya llevaba tiempo con la mosca detrás de la oreja. El segundo es que tras la ultima sesión que narré de este juego, mi grupo de jugadores destacaron en la fase final de críticas sobre la sesión, que me hacia falta.

Como pongo mucho empeño en seguir mejorando como narrador, aquí la tenéis tanto para ellos como para todo el mundo. El formato es A4 horizontal, lista para usarla con esa fantástica pantalla.

pantallaDESCARGAR

Definir bien las expectativas de tu partida.

Artículos

En mi trabajo el concepto de público objetivo es lo primero que debes aprender. Es muy importante conocer para qué público estás realizando el trabajo dado que no todo el mundo ve el mundo de la misma forma ni tiene los mismos gustos. Este es uno de los conceptos que vale para toda la vida.

Las mesas de rol he visto que pecan de este problema, no definen su público objetivo con claridad. Esto nos lleva a un problema secundario y ligado al primero, fallos de comunicación. Si no sabemos qué queremos o para quien lo vamos a hacer difícilmente vamos a poder comunicar.

Lo que hacer es conocer a nuestra mesa de juego, para ello os contaré uno de mis secretos, preguntadles 😉

Preguntales a tus jugadores, preguntale a tu narrador, ¿a qué vamos a jugar? ¿qué enfoque le vas a dar? ¿qué personajes o estilo de juego preferís? Conociendo las respuestas vamos a ser capaces de comunicarnos y presentar qué es lo que vamos a hacer cuando nos sentemos a rolear. Esto es definir las expectativas, lo cual nos va a ahorrar muchos quebraderos de cabeza a la hora de gestionar nuestras mesas o de jugar partidas en las que no quieres estar.

Decidid en consenso a qué queréis jugar, es la forma de que todo el mundo se divierta. Si hay jugadores de estilos muy distintos intentad encontrar un área común y comprometeos. Al haber un compromiso podemos valorar si el jugador ha hecho un buen trabajo o por el contrario ha sido contraproducente.

A lo largo de mi tiempo como jugador han sido muchas veces las que me han llamado para jugar partidas de rol. En muchas de ellas he salido con la muy desagradable sensación de que he perdido por completo una tarde entera de mi vida. Es un sentimientos horrible el de saber a ciencia cierta que podía haber dedicado mi tiempo y esfuerzo en algo mucho más productivo.

La razón es que cuando me llamaban, ni me decían, ni preguntaba el corte o estilo de la partida. Como mi estilo de juego es narrativo, centrándome mucho en los personajes y en la interpretación de los mismos; cuando llegaba y me encontraba una mesa de 7 jugadores dando gritos, haciendo payasadas y queriendo llamar la atención… Pues me amargaba. Los turnos se hacían eternos y me sentía frustrado.

Ahora lo que hago es preguntar por el juego, el número de jugadores y el estilo de juego que se plantea. Sabiéndolo puedo decidir si ir o no, es simple, si me dicen que la partida va a ser caótica donde vamos a echar un rato de risas sin complicaciones y haciendo un rato el cafre entre amigos; pues me apuntaré, porque me apetece y hace tiempo que no lo hago. Pero lo hago bajo aviso y sabiendo a que voy, no encontrándome el pastel.

Cuando preparo una partida pongo un límite al número de jugadores y aviso del estilo que va a llevar, los jugadores que se apuntan se lo pasan pipa porque se cumple con las expectativas (en la medida que se puede :P) con lo prometido.

¿Vosotros habéis vivido alguna partida de la que os habéis arrepentido de ir? ¿Definís las expectativas? ¿ preguntáis a vuestro jugadores para hacerlo en conjunto?

Corten!