3. Amy Taylor. Su capacidad para causar daño.

Hombre Lobo: El Apocalipsis, Relatos

callejón oscuro

La puerta se abrió y el detective Lanford entró con una taza humeante. La dejó en la mesa frente a Amy y rodeó el escritorio para sentarse frente a ella.
-De acuerdo, señorita… Taylor. –Le dijo, mirando el informe preliminar que tenía frente a él- Sólo queremos repasar los hechos una vez más para asegurarnos de que tenemos toda la información.
Amy asintió, cogió la taza de tila y sopló un poco antes de dar un sorbo. La policía le hacía sentir más nerviosa que el altercado de su piso, y eso teniendo en cuenta que acababa de quedarse sin él…
-En su declaración dice que cuatro personas entraron en su apartamento rompiendo la ventana junto a la escalera de incendios. –dijo mientras ojeaba los papeles. Robert Lanford parecía cansado, como si llevase más horas de las recomendables despierto- Fue a examinar el ruido de la ventana y los encontró intentando curar a alguien… Que tenía seis heridas de bala en el pecho.
Amy asintió.
-Dijeron que si no les ayudaba me matarían. –dijo con una voz lo suficientemente afectada como para resultar convincente. Una pena que el detective Lanford no fuese un cualquiera- Le saqué las balas al chico herido y… -de nuevo, de forma muy convincente, se le quebró la voz. Demasiado apropiado- No sabía qué más hacer… Me amenazaban a punta de navaja…

Anuncios

2. Megan. Una noche tranquila

Hombre Lobo: El Apocalipsis, Relatos

Dark_Alley-710x412

Seis disparos que resonaron en la calle, el sonido de la goma rozando contra el asfalto. El olor a pólvora y goma quemada. Un cuerpo golpeando contra el suelo.

-¡Matthew! – Gritó Megan al ver como su compañero estaba tirado inconsciente en la puerta del bar.

Los tres Garou casi que no habían podido reaccionar. Solo pudieron escuchar el fuerte sonido de la moto alejarse a toda velocidad. Se acercaron al cuerpo prácticamente sin vida, recogiéndolo, apartándolo de las miradas curiosas, y huyeron hacia el coche lo más rápido posible.

La gente empezó a agolparse al escuchar los disparos, muchos alterados y otros llamando rápidamente a las autoridades de Bright Falls.

-¡Mierda! ¡Que se muere! – No hacía falta decirlo para que todos lo notasen.

Only if for a night

Relatos

image

La lluvia comenzó a caer en las calles de la ciudad. Las personas empezaban a correr buscando refugio en el metro o en los soportales. Las calles de esta zona de la ciudad tenían bastante tráfico a estas horas, sobretodo los días de lluvia, la gente se volvía estúpida los días de lluvia.

Una noche más, se sentó en el filo de la cama, miró el reloj – Las seis de la tarde -. Se levantó y comenzó a caminar descalza por el piso, lo primero la parada en el baño. Podía notarse el pelo despeinado, abrió el grifo y lo dejó correr mientras se preguntaba cómo con lo poco que se movía, podía levantarse siempre con el pelo así. Apagó la luz, cerró el grifo y se dirigió al salón, encendió la televisión y empezó a buscar el móvil con la vista.

Tras unos minutos deambulando por la casa volvió y se sentó en el sofa. Los informativos no paraban de hablar sobre el avión que se había estrellado, o sobre la recesión, o sobre aquel atentado en un puerto al norte. Todos los días lo mismo, una y otra vez.

Ojeó las notificaciones en su teléfono, un par de correos de publicidad, alguna mención en Twitter. Su amiga @sindernight se lamentaba de que no hubiera podido estar en la fiesta y le mandó la foto que le hicieron. -Idiota, por lo menos se ve al resto de invitados- le respondió y comprobó el correo del trabajo, al parecer tendría la noche libre. Llamó por teléfono a recepción -Buenas noches señora, dígame en qué puedo ayudarle-